IIC (Invisible-In-Canal)

Un audífono tan pequeño que es prácticamente invisible pero lo suficientemente potente como para ayudar con la pérdida auditiva  de leve a moderada.

¿Qué son los audífonos invisibles?

El término “audífonos invisibles” puede resultar confuso, porque los audífonos IIC realmente se pueden ver, pero estos pequeños audífonos son prácticamente indetectables cuando se usan.


Los audífonos IIC se hacen a la medida del usuario a partir de la impresión de su canal auditivo. Esta impresión se convierte en una representación computarizada 3-D que se coloca virtualmente en el canal auditivo. 
 
Esto nos permite perfeccionar el audífono IIC hasta que sea lo más invisible, cómodo y funcional posible para la forma y estructura únicas de ese oído en particular. Luego, el diseño pasa a nuestro centro de fabricación, donde se personalizan los componentes electrónicos de todos los audífonos.
 
Los audífonos IIC son una excelente opción para las personas que buscan el formato de audífono menos visible. Sin embargo, el audífono adecuado para cada persona depende de muchos factores, como el tipo y grado de pérdida auditiva, estilo de vida y salud en general. Los siguientes pros y contras permiten analizar las opciones con el audioprotesista. 
 
Nada es comparable con ver y sentir un audífono en persona. Recomendamos pedir una cita con el audioprotesista más cercano para obtener más información y hacer una demostración de nuestros productos. 
 
 

Ventajas de los audífonos IIC:

 
Los audífonos invisibles son lo menos visibles posible, lo que los convierte en una excelente opción para las personas que desean ocultar los audífonos tanto como se pueda.

 
La posición de este tipo de pequeños audífonos facilita su uso con el teléfono o auriculares

 
Protegido por el oído externo, los audífonos IIC captan menos ruido del viento estando al aire libre.

 
Su ubicación dentro del canal auditivo también puede reducir el incómodo efecto de oclusión que distorsiona el sonido, y su proximidad al tímpano significa que es menos probable que produzca retroalimentación o feedback (pitidos o silbidos).

Posibles contras de los audífonos IIC:

 
Este tipo de audífonos no son adecuados para personas con pérdida auditiva grave. Para las personas con grados de pérdida auditiva altos, los modelos BTE más potentes suelen funcionar mejor.

 
Los audífonos IIC no caben en todos los canales auditivos. No funcionan bien para personas con conductos auditivos cortos o de formas diferentes.

 
La duración de la batería de los audífonos muy pequeños tiende a ser más corta que la de algunos de los modelos más grandes, aunque esta tecnología está en continua mejora.

 
Los controles de este tipo de audífonos pueden ser más difíciles de ver y sentir, y las pilas son más difíciles de reemplazar. Por lo que no son una buena opción para personas con problemas de destreza.