Medicamentos y pérdida auditiva 

Hay más de 200 medicamentos que causan pérdida de audición, un efecto secundario no deseado de los tratamientos recetados y comerciales. Estos medicamentos, llamados medicamentos ototóxicos, incluyen varios fármacos que causan tinnitus o acúfenos. 

¿Qué es la ototoxicidad?

La ototoxicidad describe el daño al oído interno causado por ciertos productos químicos que se encuentran en los medicamentos farmacéuticos y de venta libre. Además, algunas opciones dietéticas se consideran ototóxicas y pueden dañar la audición. La pérdida de audición resultante de la ototoxicidad puede ser temporal o permanente.

Ciertas personas pueden tener un mayor riesgo de ototoxicidad, incluidas aquellas que ya padecen pérdida auditiva neurosensorial

Medicamentos ototóxicos recetados

Estos incluyen medicamentos que se usan para tratar infecciones, cáncer y enfermedades cardíacas.

Los antibióticos aminoglucósidos tratan infecciones graves y pueden causar daño auditivo. Los nombres de estos antibióticos generalmente terminan en -cin o -micina, como estreptomicina. La eritromicina (o e-micina) se usa a menudo para tratar infecciones bacterianas comunes, como infecciones de oído, bronquitis y neumonía. 

La quinina es un medicamento ototóxico que se usa para tratar la malaria y los calambres nocturnos en las piernas. La pérdida auditiva que causa generalmente se revierte una vez que se suspende la medicación.

Los diuréticos de asa ayudan a remediar la insuficiencia cardíaca o renal congestiva, la cirrosis o la hipertensión y pueden causar pérdida auditiva temporal o permanente.

Los antineoplásticos son fármacos ototóxicos que se utilizan en tratamientos de quimioterapia para muchos cánceres comunes. Pueden permanecer en los líquidos del oído interno hasta 12 meses después del tratamiento. Los antineoplásticos suelen provocar una pérdida auditiva permanente. En una nota relacionada, la radiación de dosis alta en la cabeza, el oído o el cerebro también puede causar pérdida auditiva temporal o permanente.


Drogas ototóxicas que quizás no sospeches que lo son

Incluso el café, el té y el alcohol pueden afectar negativamente a la audición si se excede en su consumo. 

La cafeína en los refrescos de cola, el café y el té puede afectar a la capacidad para recuperarse de una pérdida auditiva temporal inducida por el ruido que puede ser causada por cosas como fuegos artificiales, conciertos, cortadoras de césped, herramientas eléctricas y viajes en avión.

El alcohol puede dañar las estructuras cerebrales que reciben y procesan los sonidos y daña o destruye las diminutas células ciliadas que conducen el sonido al cerebro. Una vez que esto sucede, la pérdida auditiva resultante es permanente.

La nicotina que se encuentra en los cigarrillos, los puros, el tabaco de mascar y los cigarrillos electrónicos disminuye los niveles de oxígeno en la sangre y hace que los vasos sanguíneos se estrechen. Esto destruye las delicadas células ciliadas que transmiten el sonido al cerebro. También se ha demostrado que la nicotina causa tinnitus o acúfenos.


Medicamentos que causan tinnitus

El tinnitus (acúfenos), un zumbido o silbido en los oídos, suele ser un síntoma de una afección subyacente, como la pérdida de audición relacionada con la edad, una lesión en el oído o una afección circulatoria. 

También hay varios medicamentos que se cree que causan o agravan el tinnitus. Por lo general, cuanto mayor sea la dosis, es probable que empeore el acúfeno. 

Los medicamentos que se sabe que causan o empeoran el tinnitus incluyen:

  • Antibióticos

  • Medicamentos contra el cáncer

  • Diuréticos

  • Medicamentos de quinina

  • Ciertos antidepresivos

  • Aspirina tomada con frecuencia
     

Síntomas de ototoxicidad

Los síntomas de los medicamentos ototóxicos pueden ocurrir de inmediato o aparecer meses después. Las señales de advertencia incluyen un zumbido en los oídos, mareos, problemas de equilibrio y cambios en la capacidad auditiva. 

Es importante tener en cuenta que la pérdida de audición temprana por un fármaco ototóxico a menudo pasa desapercibida o se ignora. No es hasta que las personas comienzan a perderse las conversaciones cuando buscan ayuda. Desafortunadamente, para entonces, la pérdida auditiva suele ser irreversible. 

Por eso es tan importante hacerse revisiones de audición con regularidad. Las tasas de recuperación son mucho mejores cuando se detecta temprano el daño auditivo causado por fármacos ototóxicos.

¿Crees que la medicación puede haber dañado tu audición? Comprueba tu audición ahora con nuestra prueba de audición online gratuita.

 

Ser proactivo para prevenir la pérdida auditiva

Siempre se debe consultar al médico o farmacéutico si el medicamento recetado tiene algún riesgo de ototoxicidad y hay que evitar combinar medicamentos ototóxicos en lo posible. Las tasas de recuperación de la ototoxicidad temporal dependen del fármaco, la dosis y la duración del tratamiento. 


¿Cómo puede ayudar un audioprotesista?

Antes de comenzar a tomar un medicamento ototóxico conocido, se recomienda realizar una revisión del estado de la audición con un profesional de la salud auditiva. Así mismo, posteriormente, hay que hacer un seguimiento con pruebas regulares para monitorear cualquier cambio. Los audiogramas (la representación gráfica del nivel de audición) detectan los cambios cuando ocurren por primera vez, lo que brinda la mejor oportunidad de detener o limitar un daño mayor.

En caso de duda, se puede consultar al audioprotesista para obtener más información sobre cómo minimizar la pérdida auditiva relacionada con los fármacos ototóxicos. Tu audioprotesista más cercano te espera.

También puede interesarte:

Tipos y causas de pérdida auditiva

¿Por qué una mejor audición depende de muchos factores de la pérdida auditiva?
Más información

¿Cómo afrontar la pérdida auditiva?

Los pasos  a seguir que marcan la diferencia. 
Más información