Cuidado de la audición

La audición es un don muy preciado. Cuidar su oído y proteger su sistema auditivo es una sencilla tarea que hay que realizar durante toda la vida y que puede ayudar a minimizar los riesgos de desarrollar la pérdida de audición. 

Consejos para proteger la audición

 

Utilice tapones para los oídos siempre que el ruido ambiental sea tan alto que tenga aque alzar la voz para hacerse oír. 
No importa cuál sea el origen del sonido de alta intensidad: música, maquinaria, conversación o cualquier otro tipo de entorno ruidoso. Los ruidos extremadamente fuertes pueden causar un daño permanente a las pequeñas células ciliadas del interior de la cóclea. Incluso el ruido moderadamente intenso durante un periodo prolongado de tiempo puede ser perjudicial. Los tapones acústicos pueden reducir los sonidos de 15 a 35 decibelios.

 

Baje el volumen
Nunca escuche la música a un volumen alto. Si la intensidad de volumen le resulta incómoda para escuchar, probablemente es que ya está muy alta. Si puede escuchar la música que alguien está oyendo a través de los auriculares que lleva puestos, es que también está demasiado alto. Si está en un concierte intente permanecer tras el altavoz o utilice tapones, que no bloquearán la música pero sí reducirán los decibelios, haciendo que la escucha sea más segura.

 
Escoja auriculares con cancelación de ruido
Cuando utiliza auriculares con cancelación de ruido, no necesita subir el volumen para bloquear el ruido de fondo. El sonido entra en el canal auditivo de una manera más natural y dispersa, resultando menos perjudicial para los oídos. 

 

Utilice la regla del 60/60
El sonido por debajo de 85 dB se considera tolerable, pero la mayoría de los auriculares pueden reproducir sonidos que alcanzan los 120 dB. Incluso una exposición prolongada de 15 min puede provocar daños permanentes en los oídos. Cuando escuche música, use la regla del 60/60: mantenga el volumen al 60% máximo y escuche música durante no más de 60 minutos.

 
Baje el volumen de la música en el coche
Cuando escuchamos nuestra canción favorita, lo primero que hacemos es subir el volumen. Los altavoces actuales de los vehículos pueden ser muy potentes y amplificar mucho el sonido. Cuando se encuentre confinado en un habitáculo reducido como en un coche, recuerde mantener el volumen bajo. 

 

Evite los bastoncillos para los oídos
Si utiliza bastoncillos para limpiar el interior del oído, deje de hacerlo inmediatamente. El bastoncillo empuja el cerumen hacia el interior del canal auditivo, pudiendo dañar el tímpano. 

 

 Dé un respiro a sus oídos
Si ha estado expuesto a música alta, dé un tiempo de recuperación a sus oídos. De hecho, los estudios han demostrado que el oído necesita alrededor de 16 horas de descanso tras la exposición durante varias horas a sonidos por encima de los 100 dB, como por ejemplo, un concierto. Reducir este tiempo de recuperación puede incrementar el riesgo de daño permanente en el oído. 

 

¿Qué es "alto"?

El sonido se mide en decibelios. La escala de decibelios comienza en 0, siendo éste nivel el equivalente al de las hojas en movimiento. Un susurro son 30 decibelios y el nivel conversacional está entorno a los 60 decibelios. Sin embargo, dado que se trata de una escala logarítmica, cada pequeño incremento decibélico corresponde a un gran aumento en la intensidad del sonido. Así, 10 dB adicionales equivalen a una sonoridad 10 veces más potente. Los estudios muestran que la exposición prolongada a los sonidos por encima de los 85dB puede dañar la audición. Cuánto más fuerte sea el sonido, menor será la cantidad de tiempo que tardará en llegar la posible pérdida auditiva. Por ejemplo, los petardos pueden llegar a los 150 decibelios y causarán lesiones auditivas mucho más rápido que la exposición a una podadora a 90 decibelios.

El diagrama ilustra gráficamente algunos sonidos habituales y su nivel de decibelios respectivo. 

Artículos relacionados

¿Los auriculares causan pérdida de audición?

A pesar de su pequeño tamaño, los auriculares representan un gran problema para la salud auditiva.
Siga leyendo aquí

Consejos para proteger la audición

La audición es un don muy preciado. Cuidar su oído y proteger su sistema auditivo es una sencilla tarea que hay que realizar durante toda la vida y que puede ayudar a minimizar los riesgos de desarrollar la pérdida de audición.
Vea nuestros consejos